viernes, 10 de junio de 2016

This boots are made for loving




Cincuenta años después, ningún estribillo parece estar tan vigente en el universo de la moda como el de Nancy Sinatra. Ella supo perfectamente cómo combinar el cliché de la coquetería con un elemento muy particular: las botas western.






 

Un par botas cowboy merecen ser el centro de todas las miradas. Son uno de esos accesorios que nunca mueren, y que cuando parecen que han caído en el olvido, siempre resurgen en el momento menos inesperado y con una fuerza indomable.


Parece que los diseñadores de esta temporada se han planteado el reto de integrar las botas camperas en todo tipo de looks. Desde combinaciones con prendas informales, a vestidos de fiesta, intentan demostrar la versatilidad de las "cowboy boots".









La primera regla del nuevo western-chic es, precisamente, que no existe norma alguna. Al igual que en una "ciudad sin ley" propia de este género cinematográfico. Se llevan en todas sus variadas versiones: desde las más discretas, hasta las más llamativas y excéntricas. Todo vale siempre y cuando sea una bota que demuestre nuestra identidad, y saque a relucir la genuina autenticidad de nuestra personalidad.








Y en esta misma línea del todo incluido que se deja ver en las pasarelas hoy en día, sale a relucir (y nunca mejor dicho), un tejido que le dará un toque de lo más lustroso a nuestros looks de calle: el lúrex.


Pero nada de cortes estrechos ni escotes exagerados. Los cuellos cerrados y cuerpos holgados son los preferidos para compensar la brillantina, y convertir lo que sería un look de noche en una apuesta elegante para el día.








¡Disco western fever!


Fotos: Alberto Gaya
Botas y peto: Maje
Camisa: And Other Stories
Peluquería: Madnes Peluqueros

No hay comentarios:

Publicar un comentario